NOTICIAS Y BLOG

¿Son realmente seguras las tarjetas eSIM?

¿Son realmente seguras las tarjetas eSIM?

Cualquier transformación o cambio a menudo implica la novedad de lo desconocido. La duda es una respuesta comprensible, incluso podemos decir que es saludable.

Cuando se abre un nuevo camino en cualquier industria, es inevitable que tanto consumidores como aquellos que trabajan en el sector tengan ciertas reservas. Un avance tecnológico que reestructura el status quo se puede percibir como una amenaza, incluso si al observarlo más de cerca comprobamos que esta mejora es una oportunidad.

La tarjeta eSIM es uno de esos avances que está revolucionando las telecomunicaciones y el Internet de las cosas (IoT). La industria móvil se va a ver alterada de manera irreversible por la proliferación de chips SIM integrados y el impulso de estos cambios es algo que va a continuar desarrollándose en los próximos años.

Para todos los que apuestan por la tarjeta eSIM hay oportunidades que aprovechar. Sin embargo, todavía existe una preocupación en relación a la eSIM y al IoT: la seguridad.

Lo mejor que se puede hacer cuando uno se plantea estas inquietudes es no descartarlas de inmediato. Los riesgos de seguridad son un problema importante en la era de Internet, por lo que proporcionar a las personas más información es la mejor manera de eliminar cualquier objeción instintiva a esta tecnología claramente beneficiosa.

La eSIM

Un chip SIM incorporado se integra directamente en la placa madre del dispositivo durante el proceso de fabricación. Esto elimina la necesidad de una tarjeta SIM extraíble y abre todo un abanico de posibilidades.

Este chip es mucho más pequeño que el anterior, por lo que un dispositivo con eSIM tendrá más espacio para otras funciones. También podría impermeabilizarse por completo, ya que los componentes técnicos del dispositivo son autónomos.

Con una eSIM los planes y contratos se descargan directamente, con lo que puedes conectar tu dispositivo y conectarte en unos pocos segundos. Esta conectividad empodera a los consumidores y permite una experiencia de usuario optimizada.

Además, la SIM integrada tiene una gran capacidad de mejora del Internet de las cosas. La eSIM puede convertir cualquier pieza de hardware en un elemento "inteligente" dentro de un ecosistema IoT. Esto es una muy buena noticia tanto para los consumidores particulares como para los gigantes de la industria.

Conexión y seguridad

La SIM es la puerta de entrada a cualquier dispositivo conectado; el problema de la piratería se ha planteado en relación con la eSIM y sus opciones de provisión de perfil.

Una de las preocupaciones principales se ha centrado en la conexión segura entre las tarjetas SIM y los operadores de red. Un dispositivo que lleva una SIM normal tiene un enlace encriptado al MNO específico. Esa conexión está codificada y protegida contra la manipulación y la piratería.

La tarjeta eSIM hace posible que cualquier usuario pueda descargar un perfil directamente en su teléfono. Esto significa, en teoría, que los hackers podrían introducir un nuevo perfil en el dispositivo de otra persona y controlarlo. Sin embargo, la GSMA ya ha respondido a este problema.

La organización ha propuesto el uso de una clave única que verifique las solicitudes de nuevos perfiles a través del servidor de una tercera parte. Esto se conoce como servidor de gestión de suscripción de eSIM (SM-DP +).

Así, cuando un dispositivo intenta descargar un nuevo perfil activa una solicitud SM-DP + que un operador confirma. Después, el proceso de provisión continúa con normalidad, ya que el código único solo puede originarse con el dispositivo en cuestión.

Dispositivos seguros 

Sin embargo, no se trata solo de tranquilizar a los consumidores. La tarjeta eSIM mejora activamente la seguridad.

Por un lado, elimina prácticamente cualquier amenaza de robo de dispositivos.

La naturaleza extraíble de la tarjeta SIM implica un factor de riesgo en los dispositivos conectados de hoy en día. Es muy fácil para cualquiera dejar un dispositivo sin conectividad y sin su antiguo perfil simplemente desechando la SIM del propietario original.

Esto no es posible con una tarjeta eSIM. No se puede eliminar la eSIM y, a menos que la persona que intente cambiar el perfil conozca una clave de seguridad específica, no podrá sobrescribir el perfil actual.

Esto no solo hace que la reventa de los dispositivos robados sea imposible, sino que también garantiza que recuperarlos sea más fácil que nunca. En el momento en el que se encienda un teléfono inteligente con eSIM, tendrá conectividad y podrá ser rastreado.

Esta capacidad de seguimiento también puede ser extremadamente útil a una escala industrial más elevada. Los vehículos, equipos y cualquier otro hardware con conectividad eSIM pueden localizarse en todo momento, por lo que se puede solucionar inmediatamente cualquier pérdida accidental o robo.

A medida que la eSIM se normalice y se extienda, estos beneficios serán cada vez más evidentes. La seguridad radica en la conexión, en poder realizar un seguimiento, mantenerse en contacto y proteger nuestros dispositivos. Eso es exactamente lo que la tarjeta eSIM nos permite hacer.

Los consumidores pueden utilizar un producto que les proporcione un mayor grado de seguridad. Con la eSIM en sus dispositivos, los fabricantes y los operadores de red pueden conseguir que esto suceda.

eSIM

Artículos relacionados