NOTICIAS Y BLOG

Martin Cooper: "el Padrino" del teléfono móvil

Martin Cooper: "el Padrino" del teléfono móvil

El teléfono fijo del Dr. Joel S. Engel sonó con un rugido. La voz al otro lado de la línea dijo arrogante: "Joel, soy Marty. Te llamo desde un teléfono móvil, un teléfono móvil real". Esta llamada tuvo lugar el 3 de abril de 1973, día en el que el Dr. Engel, gerente de Planificación Corporativo de AT&T, se convirtió en la primera persona de la historia en recibir una llamada desde un teléfono móvil. Esta llamada se la hizo su principal competidor, Martin Cooper, jefe de la División de Sistemas de Comunicaciones de Motorola. 

Cooper realizó la llamada mientras estaba rodeado de reporteros, de camino a una rueda de prensa en el New York Hilton en el centro de Manhattan. Este momento marcó el final de una larga carrera por proporcionar conectividad móvil al público en general.

"El teléfono móvil original de Cooper pesaba más de un kilo y tenía 20 minutos de autonomía por cada 10 horas de carga. Estaba muy lejos del reloj-radio de dos vías de los cómics del detective Dick Tracy en el que se inspiró". 

En AT&T habían invertido durante años en teléfonos para automóviles, pues entendían que este era el siguiente paso en la evolución de los sistemas telefónicos. Incluso habían solicitado a la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) derechos exclusivos en un intento de monopolizar el mercado, una medida que fue bienvenida por la FCC porque simplificó su protocolo de licencias. 

Para no quedarse atrás, el equipo de Cooper en Motorola lanzó un contraataque: argumentaron ante la FCC que el monopolio de AT&T amenazaba al mercado. Cooper también siguió adelante con un proyecto tremendamente ambicioso: un dispositivo personal de comunicaciones que no estuviera limitado en su uso a un automóvil, a una casa o a una oficina. Según las propias palabras de Cooper, "era un momento propicio para las comunicaciones personales". Una visión que finalmente se hizo realidad en la Sexta Avenida. AT&T había perdido la carrera y Motorola estaba en la cima de la industria de las telecomunicaciones.

Martin Cooper es un visionario. Su nombre aparece al lado del de Alexander Graham Bell en la enciclopedia de los grandes de las telecomunicaciones. Después de graduarse en Ingeniería Eléctrica por el Instituto de Tecnología de Illinois, Cooper pasó varios años trabajando en Teletype en Chicago. En 1954 se unió a Motorola como ingeniero sénior de desarrollo. Para él esta fue una gran oportunidad. "Si querías cambiar la sociedad, Motorola era el lugar", señaló una vez. La dirección de Motorola apoyó la visión de Cooper para la movilidad personal. Invirtieron 100 millones de dólares en su división antes de que se consiguiera ingreso alguno.

La inversión dio sus frutos en forma de un dispositivo portátil de mano personal, al que llamaban de manera cariñosa "el ladrillo'' . El teléfono móvil de Cooper pesaba más de un kilo y tenía 20 minutos de autonomía por cada 10 horas de carga. Aunque estaba muy lejos del reloj-radio de dos vías del detective Dick Tracy en el que se inspiraba, "el ladrillo"  revolucionó las comunicaciones personales. 

El teléfono móvil de Cooper funcionaba en una red básica que podría considerarse la antecesora de redes como el 0G o el 5G. Para conectar estos primeros dispositivos, Motorola había establecido una estación base en el techo de la Casa Burlington (ahora es el edificio Alliance Bernstein) que se conectaba directamente al teléfono fijo de AT&T. El sistema era rudimentario. Cooper y su equipo trabajaron más adelante en el primer sistema de red para la comunicación por radio de dos vías. En 1975, Martin Cooper se convirtió en el inventor principal nombrado en la patente para el Radio Telephone System (o sistema de radiotelefonía). Este fue considerado como la primera descripción del estándar operativo para las comunicaciones de redes móviles. 

Martin Cooper sentó las bases de gran parte de la industria de las telecomunicaciones contemporáneas. En 2013 fue galardonado por su trabajo con el Premio Marconi, todo un reconocimiento en el campo de las comunicaciones y de las ciencias de la información. En palabras del vicepresidente de la Sociedad Marconi, Vint Cerf, "la idea de hacer que las telecomunicaciones estén centradas en la persona en lugar de vincularse a un lugar concreto ha provocado un cambio tectónico en la industria". 

Pocos inventores han logrado impactar en el curso de las comunicaciones humanas en la medida en la que lo ha hecho Cooper. Y seguramente ninguno lo ha conseguido con una llamada telefónica improvisada a sus competidores para poner el dedo en la llaga utilizando el mismo invento que solidificó su triunfo.

Artículos relacionados