NOTICIAS Y BLOG

La eSIM: ventajas para los fabricantes de chipset

La eSIM: ventajas para los fabricantes de chipset

La eSIM está preparada para transformar radicalmente la conectividad. No solo mejorará los dispositivos que utilizamos, sino también cómo se fabrican.

El chip SIM integrado (eSIM) se suelda en la placa base del dispositivo durante la fabricación. Por lo tanto, los usuarios pueden descargar el perfil SIM tan pronto como enciendan su teléfono.

Es completamente regrabable y hace posible que el consumidor ya no tenga que adquirir una tarjeta SIM externa cada vez que quiera cambiar su proveedor de red. Con un chip integrado, todos los elementos internos del dispositivo son independientes y no hay necesidad de extraerlos, ahorrando espacio y permitiendo una mayor durabilidad y resistencia al agua. Todo esto son muy buenas noticias para el consumidor.

Pero antes de que un dispositivo llegue tan lejos, debe completarse un proceso largo y complejo de fabricación, diseño de software y cooperación industrial. La cadena de producción de algo tan pequeño como un teléfono inteligente o un reloj conectado consta de diferentes elementos, todos esenciales, pero en gran medida separados.

Un fabricante de equipos originales y dispositivos (OEM) diseña y monta el producto final, pero los proveedores de SIM, los diseñadores de software y las compañías de fundición también deben desempeñar su papel.

En este artículo hablamos de la eSIM y de los cambios que esta conlleva en las relaciones y responsabilidades de toda la cadena de valor de los dispositivos conectados.

La eSIM y el chipset

Entonces, ¿cómo cambia todo esto la eSIM? De dos maneras: simplificando el proceso de producción y abriendo nuevos canales de cooperación y colaboración entre los diferentes enlaces de la industria de dispositivos conectados.

Uno de los primeros eslabones en la cadena de producción para cualquier dispositivo 'inteligente' es el fabricante del chipset. Estas son las empresas que ensamblan los sistemas esenciales de procesamiento de información (conjuntos de chips montados en silicio) que los OEM necesitarán para que sus dispositivos funcionen. Su papel siempre ha sido esencial, pero limitado, hasta ahora.

En junio de 2018, STMicroelectronics, una empresa con sede en Ginebra, se convirtió en el primer fabricante de chipsets en contar con la certificación de la GSMA para la integración de la eSIM. Esto implica que ahora pueden vender conjuntos de chips con una eSIM regrabable incorporada. Cuando un OEM adquiera sus chips para un dispositivo, ese paquete incluirá conectividad instantánea.

Sin embargo, la eSIM no solo simplifica las cosas: para los fabricantes de chipsets podría ser la base de nuevas asociaciones y una mayor relevancia dentro de la cadena de valor.

Un nuevo papel

Las compañías que fabrican chipsets aún pueden vender sus productos a los OEM, quienes decidirán cuál es la mejor forma de facilitar provisión de conectividad en sus dispositivos. Sin embargo, también podrían abordar la cuestión de la conectividad ellos mismos, llegando a acuerdos directamente con los proveedores de sistemas operativos SIM y con los MNO.

Al trabajar con proveedores de sistemas operativos SIM y operadores de red, y al eliminar al intermediario, una empresa como STMicroelectronics facilita que sus conjuntos de chips con eSIM sean compatibles con socios de conectividad específicos, lo que les da una mayor potencia en el mercado de dispositivos conectados.

En lugar de perder su relevancia tan pronto como se hayan enviado los chips al OEM, los acuerdos realizados en esta etapa temprana repercuten en la experiencia del consumidor.

¿Qué viene después?

Existe la preocupación comprensible de que un dispositivo fijado a una red específica disuada a los usuarios de decantarse por un producto concreto.

Sin embargo, la promoción de ciertas redes 'favoritas' se puede convertir en un estándar inicial de la industria. Fabricantes de dispositivos como Apple ya establecen asociaciones con proveedores de conectividad específicos. Los fabricantes de chipsets pueden tomar la delantera con seguridad y disfrutar de las ventajas que les ofrece este movimiento. A medida que esta práctica se generaliza, los fabricantes de SIM pueden beneficiarse de ella. En todos los aspectos de la cadena de producción, la eSIM ofrece a los fabricantes nuevas formas de simplificar y agilizar el proceso.

Una vez más, esta es una oportunidad para construir conexiones dinámicas entre elementos de la cadena de valor previamente aislados, para crear una estructura más sencilla y efectiva dentro de la producción de dispositivos conectados. Para los fabricantes de equipos originales y dispositivos, proveedores de sistemas operativos SIM, operadores de redes móviles y fabricantes de chipsets, la eSIM presenta una oportunidad única.

Descubre cómo Truphone está construyendo un futuro mejor.

Artículos relacionados