Arrow Dropdown arrow Play

La cruda realidad del roaming internacional

La cruda realidad del roaming internacional

A día de hoy el roaming en Europa parece una realidad de otra época, un pasado en el que las facturas de telefonía móvil se podían disparar al viajar al extranjero. Desde el cambio de la regulación en el 2017 disfrutamos de la libertad de realizar y recibir llamadas y de consumir datos mientras viajamos, pagando la misma tarifa que si estuviéramos en nuestro propio país. 

Recientemente, también se ha aprobado una modificación en el precio en las llamadas entre países de la UE, que no podrán superar el importe de 19 céntimos por minuto. A pesar de que estas regulaciones suponen un avance en las comunicaciones, todavía nos encontramos lejos de un escenario en el que se facilite la libre comunicación global.

¿Cómo reaccionarías si recibieses una factura de tu operador móvil con costes de roaming internacional elevados? ¿Y si el precio de tu factura fuese una sorpresa desagradable debido a las llamadas internacionales? 

En pleno siglo XXI consumidores particulares y empresas continúan tropezándose con dificultades en sus comunicaciones móviles al realizar acciones tan cotidianas como hacer llamadas internacionales o no desactivar la itinerancia de datos fuera de la UE. En el peor de los casos, esto implica el riesgo de pagar facturas desorbitadas. Una única factura puede destrozar toda tu planificación de gastos anuales. 

El reto de la movilidad global

En un momento en el que cada vez se viaja más y más lejos por trabajo y por placer, profesionales y viajeros siguen planteándose cómo comunicarse con familiares y amigos, cómo compartir fotos desde una playa paradisíaca o cómo contactar con clientes y responder a tiempo los emails de trabajo pendientes.

Los operadores móviles tradicionales no siempre simplifican las comunicaciones, y aunque el roaming en Europa ya no es un problema, fuera de ésta siguen existiendo grandes limitaciones.

Son muchos los que en sus viajes tienen que buscar una opción a la hora de conseguir Internet para poder comunicarse mediante aplicaciones móviles, o los que tienen que hacer una llamada imprevista desde el extranjero con su teléfono móvil, teniendo en cuenta que el viaje implicará un gasto mayor de lo previsto. 

Una solución puede ser comprar una tarjeta prepago con un operador móvil local o conformarse con llegar al hotel o a un restaurante y conectarse a la red wifi. Sin embargo, estas prácticas no ofrecen ni las soluciones más inmediatas, ni las más sencillas, y conllevan altos riesgos de seguridad y económicos. Posponer una llamada profesional puede suponer perder un negocio.

Los consumidores particulares no son los grandes afectados por las tarifas elevadas a la hora de realizar llamadas internacionales o desde el extranjero. Las empresas globales, independientemente de su tamaño, experimentan en mayor medida estas barreras en la comunicación. 

Pongamos por ejemplo una empresa con sede en España, con varios proveedores en China y con uno de sus clientes principales en Brasil. Constantemente tendrá que lidiar con las dificultades que conlleva la gestión de las comunicaciones móviles. Esta empresa se puede beneficiar de un operador que le ofrezca una red móvil global capaz de facilitarle las llamadas desde España a los diferentes países con los que trabaja, o que los profesionales que visiten proveedores en China puedan llamar a España, a Estados Unidos o a Brasil sin preocuparse ni por el roaming internacional, ni por costes impredecibles en su factura.

El escenario perfecto: una red verdaderamente global

A día de hoy las empresas necesitan tener la flexibilidad de poder comunicarse libremente, sin fronteras en sus comunicaciones globales, y que los operadores móviles se ajusten a sus necesidades y no a la inversa. Así se facilitan las relaciones interpersonales y los negocios a nivel internacional.

Las ventajas de viajar como si se fuese local, disfrutando de tarifas móviles predecibles son obvias, sobre todo para las empresas de hoy en día, que requieren una movilidad constante.

Eliminar el roaming internacional a nivel global es una necesidad real que posibilita el poder hacer negocios con la mente ocupada con lo que realmente importa, y despreocuparse de los costes elevados que los operadores móviles tradicionales aún aplican en diferentes regiones del mundo al salir fuera de la UE.

Para Truphone es importante que puedas utilizar tu teléfono con libertad. Por ello, facilita las comunicaciones globales, eliminando las fronteras y posibilitando que las llamadas internacionales no suban de precio cuando están incluidas en el plan establecido para cada empresa.

Con los planes Truphone, a diferencia de los operadores móviles tradicionales, puedes llamar o moverte por países como China, India, Brasil, Estados Unidos (y otros muchos más) como si fuera un único país a efectos de tu plan.  Además, los usuarios pueden hablar entre ellos con total libertad dentro de estos países, estén donde estén.

Las llamadas entre China y la India, entre Brasil y México o entre España y Estados Unidos ya no suponen tarifas impredecibles para las empresas que están en constante movimiento y expansión.

Así el mundo se acerca, las fronteras desaparecen y la productividad aumenta. Descubre la libertad de hacer negocios por el mundo con la misma productividad que tienes en tu propio país.

Artículos relacionados