NOTICIAS Y BLOG

5 alternativas al wifi para conectividad y redes IoT

5 alternativas al wifi para conectividad y redes IoT

En esencia, el Internet de las cosas (IoT) es una conectividad sin fisuras que funciona por sí misma. Durante la última década, el IoT ha prometido grandes logros, y ya está cumpliendo varios de ellos. Alexa y Google Nest han mostrado lo sencillo y popular que puede ser conectar dispositivos. Pero no son solo los dispositivos de particulares los que están dando el salto: la tecnología IoT también está transformando las industrias B2B con la implementación de rastreadores, sensores y dispositivos.

Los resultados es lo que más se menciona, pero ninguna de estas tecnologías de última generación podría funcionar sin una red también puntera que los conecte.

La conectividad wifi para dispositivos IoT parece una opción obvia, ya que particulares y empresas la conocemos y utilizamos. Pero no es ni la única ni necesariamente la mejor.

A continuación, revisamos las alternativas al wifi que puedes usar para conectar tu oferta IoT de manera que se adapte a tus necesidades y a las de tu empresa.

Ancho de banda, alcance y consumo de energía: a qué dar prioridad

Los tres aspectos principales a los que normalmente nos referimos cuando valoramos una buena red IoT son:

•    Consumo de energía. Muchos dispositivos IoT funcionan con baterías y no con cables. Esto hay que tenerlo en cuenta a la hora de elegir una red, ya que si lo que buscas es duración, no querrás que consuma demasiada energía.

•    Rango de cobertura. Si tus dispositivos abarcan una distancia considerable, cuando te decantes por una red concreta deberás tener presente el rango de cobertura.

•    Ancho de banda. Algunos dispositivos IoT pueden consumir muchos datos. Deberás elegir una red que pueda recibir y procesar la cantidad de datos adecuada a tus necesidades.

Pongamos por ejemplo el wifi: cuando se usa como red IoT funciona bien con los dispositivos que no requieren un gran rango de cobertura. Como ya sabes, la conectividad wifi es bastante limitada. Si lo que buscas es conectar algo que necesite un rango de cobertura más flexible, lo mejor es que elijas una alternativa al wifi. 

Evaluar tus necesidades de IoT

Además de los factores mencionados, también es importante reflexionar sobre los siguientes aspectos a la hora de pensar en el diseño fundamental de tu red IoT:

•    Propósito: ¿Cuál es el objetivo principal de tu aplicación IoT?

•    Rendimiento: ¿Cuál es el requisito mínimo de rendimiento de tu aplicación para cumplir con tu objetivo?

•    Ubicación: ¿Dónde están localizados estos dispositivos y a qué distancia se encuentran unos de otros?

Con todo ello en mente, veamos algunas alternativas al wifi para conectar tu suite IoT.

Alternativas al wifi para la conectividad IoT

1. Conectividad celular

La conectividad celular es la alternativa número 1 al wifi y generalmente se utiliza en la conectividad máquina a máquina (M2M). Es el mismo tipo que empleamos para conectar nuestros smartphones y tablets, y funciona mediante una torre de transmisión (en un rango de 16 a 24 kilómetros).

Características principales:

•    Dispone del mayor alcance, con diferencia. Mientras que estés dentro del alcance de una torre celular (que es algo que sucede la mayor parte del tiempo), puedes conectarte a cualquier persona o “cosa” a escala global.

•    Es una solución de conectividad IoT muy fiable. A diferencia del wifi, rara vez “se corta” y está disponible en cualquier lugar.

•    Es fácil de usar. Es muy compatible; solo necesitas una eSIM o una tarjeta SIM de plástico para conectarte. 

•    Tiene un consumo de energía relativamente alto en comparación con otras alternativas. 

•    Los proveedores de telefonía móvil pueden ser caros, por lo que es fundamental comparar precios para asegurarte de que consigues la mejor oferta a medida que se adapte a tus necesidades. 

Resumen: Para la conectividad IoT, la celular es la elección más segura como alternativa al wifi. Si quieres una cobertura amplia, con la oportunidad de escalar tu oferta IoT de manera sencilla, esta es una opción perfecta. ¡Y Truphone for Things es un muy buen lugar para empezar! Ofrecemos conectividad celular efectiva y tarjetas SIM IoT en más de 100 destinos mundiales. 

2. LPWAN

La LPWAN (Low Power Wide Area Network) es relativamente nueva en el espacio de la red IoT, pero ofrece mucho en cuanto a su cobertura y bajo consumo. La LPWAN consigue esta combinación mediante el uso de baterías pequeñas y económicas para impulsar su conectividad. 

Se han creado varios tipos de conexión LPWAN con diferentes propósitos. Por ejemplo:

•    LTE-M (una conexión LTE a medida, que se ha diseñado para un consumo de energía bajo)

•    NB-IoT (NarrowBand IoT)

•    LoRa

Resumen: Mientras que la red LPWAN funciona bien para propósitos específicos, solo es recomendable para los que no necesiten un ancho de banda alto, puesto que está diseñada para funcionar con pequeñas cantidades de datos a un precio bajo.

3. Zigbee

Zigbee es otra opción bastante popular. Funciona mediante una estructura de red mesh o de malla que conecta una serie de dispositivos (que funcionan como repetidores) para que trabajen juntos en la distribución de datos a un dispositivo concreto. Mediante una red de malla, todos los dispositivos IoT del sistema pueden distribuir señales e información por la red.

Zigbee está diseñado específicamente para el IoT, y puede conectar hasta 65.000 dispositivos en su malla. Además, ya está presente en los principales dispositivos IoT, como, por ejemplo, Amazon Echo.

Características principales:

•    Es una de las mejores opciones de red en malla.

•    No necesita un hub central para funcionar.

•    Tiene un rango de cobertura corto: los dispositivos deben estar a una distancia de entre 9 a 15 metros.

•    Baja transferencia de datos (alrededor de unos 250 kbps).

4. Bluetooth

La mayoría de nosotros estamos familiarizados con lo que es el Bluetooth, porque hace ya una década que lo usamos en nuestros teléfonos. El Bluetooth facilita que los usuarios puedan enviar datos en distancias cortas mediante tecnología inalámbrica. 

En los últimos años, ha mejorado drásticamente en cuanto al consumo de energía. Antes podía gastar una batería completa en poco tiempo, pero la conexión Bluetooth de hoy funciona con un modelo de baja potencia. 

El Bluetooth cuenta con un ancho de banda muy competitivo, de 2Mbps, pero tiene una capacidad de bajo alcance de menos de 10 metros.

Resumen: La conectividad Bluetooth es una buena opción si necesitas enviar información en una distancia corta, con un ancho de banda de bajo a medio. 

5. Z-Wave

Como Zigbee, Z-Wave funciona con una conexión basada en radio frecuencia (RF). Sin embargo, a diferencia de Zigbee, Z-Wave requiere un concentrador o hub central, lo que puede generar interrupciones en la conexión, problemas de latencia y un rango de cobertura limitado. 

Z-Wave es un poco más lenta que Zigbee, pero cuenta con un rango de cobertura mayor.

Además, para operar usa una banda de 908 MHz, lo que permite un aumento en el rango de la cobertura y la reducción de probabilidades de interferencias. Si las comparamos, se puede decir que Z-Wave es más confiable que Zigbee, pero Z-Wave es compatible con muchos menos dispositivos.  

En resumen, en la mayoría de los casos, la conectividad celular proporciona la mejor experiencia a la hora de conectar tus dispositivos IoT sin hacerlo mediante wifi. Ofrece un amplio rango de cobertura y la posibilidad de escalar, todo ello a un precio relativamente bajo. 

¿Piensas que tu empresa se podría beneficiar de la conectividad celular IoT? Truphone ofrece planes IoT asequibles en 100 destinos globales. Habla hoy mismo con uno de nuestros expertos para saber más.

Artículos relacionados